La tecnología Dermoglass da el salto a la industria farmacéutica

Dermoglass es el primer proyecto financiado por el programa CaixaImpulse que se licencia a una empresa farmacéutica, Laboratorios ERN. Se trata de una nueva tecnología desarrollada por el grupo de investigación “Biomateriales para Terapias Regenerativas”, liderado por la Dra. Elisabeth Engel del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) y Catedrática de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), y concebida para tratar úlceras crónicas.

Read more…

Grupo de “Biomateriales para Terapias Regenerativas” del IBEC

La tecnología patentada Dermoglass utiliza la bioingeniería y los nanomateriales para solucionar un problema que afecta alrededor de 100 millones de personas en el mundo y que se considera una epidemia silenciosa en pleno siglo XXI: las úlceras crónicas.

La tecnología Dermoglass ha sido recientemente licenciada por el IBEC a la empresa farmacéutica, que tendrá los derechos de explotación y comercialización en Europa de esta nueva tecnología. ERN liderará el desarrollo de la tecnología hasta llegar al mercado, con el apoyo del IBEC en las próximas fases de formulación y escalado, agilizando el proceso de transferencia de la tecnología. Con Dermoglass Laboratorios ERN inicia la consolidación de su  línea de negocio que apuesta por la innovación y el desarrollo de producto propio.

El proyecto se ha podido desarrollar gracias al apoyo de diferentes programas de valorización y transferencia de tecnología, entre los que destacan los proyectos financiados por la Fundación Bancaria La Caixa como el “CaixaImpulse Validate” (2015) y el “CaixaImpulse Consolidate” (2018), claves en el proceso de asesoramiento y mentorización. Además, el proyecto también se ha beneficiado del programa EIT-Health PoC PLUS (2016) y de la plataforma de crowdfunding Goteo (2014) en el Programa SUMA UPC.

El problema: las úlceras en la piel

Las úlceras son lesiones en la piel que aparecen por un deficiente riego sanguíneo en una determinada zona del cuerpo. Esta deficiencia a su vez puede tener causas variadas, como por ejemplo periodos largos de inmovilización (en cama o silla de ruedas) o como consecuencia de la diabetes, en que los pacientes sufren un empeoramiento de la circulación sanguínea. De hecho, muchos enfermos de diabetes suelen padecer del llamado “pie diabético”, que son heridas en los pies que surgen como consecuencia de la enfermedad y que en un 25% de los casos conducen a la amputación.

El problema es que las úlceras son muy difíciles de curar ya que cicatrizan lentamente de forma espontánea (debido a un deficiente riego sanguíneo), y en un 70% de los casos vuelven a aparecer. En las personas de más de 65 años las úlceras son las heridas crónicas más frecuentes, pero pueden afectar a personas de cualquier edad puesto que aparecen debido a periodos largos de inmovilización originados por diferentes causas, como pueden ser una recuperación postoperatoria o una fractura ósea. Estas lesiones en la piel causan dolor, dificultad en la movilidad y muchas veces dependencia para la realización de las curas periódicas necesarias. En casos más graves las personas deben acudir periódicamente al centro de salud para realizarlas, o incluso ser hospitalizadas en casos más extremos.

La solución: Dermoglass

Actualmente existen en el mercado numerosos tipos de apósitos para la piel que se usan en las curas de las úlceras crónicas, pero éstos simplemente las protegen y aíslan del ambiente externo. Existen también terapias basadas en células y factores de crecimiento, aunque resultan muy caras y tienen contraindicaciones. La innovadora tecnología Dermoglass da un paso más allá y consigue acelerar el proceso de cicatrización de las úlceras con la aplicación de nanomateriales. Esto reduce considerablemente los efectos negativos para las personas que las padecen, y también los costes económicos asociados a su tratamiento.

La tecnología Dermoglass, basada en nanopartículas de calcio, recupera el tejido dañado estimulando células de la piel como fibroblastos y también la vascularización, es decir en la formación de nuevos vasos sanguíneos para reparar el tejido afectado. Como resultado la curación se hace de forma más rápida y definitiva.
Los resultados obtenidos hasta el momento en modelo animal son muy esperanzadores y muestran que con Dermoglass las úlceras cicatrizan más rápido que con otros apósitos.
El producto se encuentra actualmente en fase preclínica y de escalado de la producción, y se espera que pueda llegar a los pacientes en una forma de fácil aplicación para los mismos.




Sobre IBEC
El Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) es un centro CERCA reconocido con el sello de excelencia Severo Ochoa, en dos ocasiones, y con el sello TECNIO como desarrollador y facilitador de tecnología a las empresas. IBEC es miembro del Instituto de Ciencia y Tecnología de Barcelona (BIST) y lleva a cabo investigación interdisciplinaria de excelencia en la frontera de la ingeniería y las ciencias de la vida con el fin de generar nuevo conocimiento integrando campos como la nanomedicina, la biofísica, la biotecnología la ingeniería de tejidos y las aplicaciones de tecnología de la información en el ámbito de la salud. IBEC fue creado en 2005 por la Generalitat de Cataluña, la Universidad de Barcelona (UB) y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Sobre Laboratorios ERN

LABORATORIOS ERN, S.A. es un laboratorio farmacéutico barcelonés, fundado en 1942, que ha llegado hasta el día de hoy a través de sucesivas fusiones con 14 pequeños laboratorios a lo largo de sus 78 años de historia. Durante todos estos años, el objetivo ha sido identificar las necesidades terapéuticas del profesional sanitario y poner a su alcance medicamentos en los que pueda confiar, tanto por su calidad como por sus características de fácil uso y buena aceptación de los pacientes. En 2019 se inició un proyecto para fomentar la colaboración con centros de excelencia e inversión en Start-ups, con el objetivo de fomentar el desarrollo de productos innovadores para el mercado farmacéutico.