Inicio del proyecto para desarrollar una nueva nariz bioelectrónica

Los avances en tecnologías para la percepción de moléculas odorantes e inteligencia artificial han redescubierto el uso del olfato en diferentes campos, tales como la alimentación, el diagnóstico de enfermedades, la seguridad y el medio ambiente. Los sistemas de olfacción o narices electrónicas que existen actualmente, basados en sensores electrónicos, tienen importantes limitaciones respecto a su sensibilidad, fiabilidad y selectividad.

Read more…

 

Para imitar el olfato de los animales, el proyecto BOND (Bioelectronic Olfactory Neuron Device) propone una nueva nariz bioelectrónica que se basa en receptores olfativos. Con este objetivo, tecnologías micro y nano, así como del campo de la biología y la informática convergen  para desarrollar una nanobioplataforma para la detección y discriminación de olores, con una interfaz fácil de usar y un algoritmo para la identificación de moléculas odorantes. En el nuevo sistema, los receptores olfativos están anclados a nanotransductores que adquieren y procesan los olores detectados por los receptores.

Un equipo formado por el grupo de Nanobioingeniería del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) y la Universidad de Barcelona, liderado por el catedrático Josep Samitier, coordina el proyecto BOND, que integra un consorcio multidisciplinar europeo de ocho socios con experiencia en biotecnología, química de superficies, nanofabricación, electrónica y modelos teoréticos. El proyecto está financiado por el Séptimo programa marco europeo para el desarrollo de la investigación y la tecnología. El 7 y 8 de octubre, el consorcio del proyecto BOND celebra la reunión inicial en Barcelona. Esta reunión ha sido organizada por el IBEC.