Rob Surgical, una spin off que se creó en el IBEC y la UPC, cierra una ronda de inversión de 5 millones con Scranton Enterprises

Rob Surgical, la spin off que se creó en el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) y en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) en el 2012, acaba de cerrar una ronda de inversión de 5 millones de euros con el holding holandés Scranton Enterprises para encarar la fase final de su nuevo Sistema Bitrack y salir al mercado.

Rob Surgical, que se dedica al diseño y desarrollo de nuevos sistemas robóticos para la cirugía mínimamente invasiva, destinará esta inversión a obtener el marcado CE del nuevo Sistema Bitrack, que entrará en el mercado para mejorar la eficiencia de la robótica quirúrgica actual, con el objetivo de universalizar la cirugía de precisión.

El Sistema Bitrack será una alternativa al robot Da Vinci, que tiene el 98% de la cuota de mercado internacional, y mejorará la oferta actual.

Read more…

«La propuesta de valor que nos diferencia de otros robots quirúrgicos se basa en tres pilares: alta precisión que beneficia al paciente, usabilidad superior para el cirujano y una reducción significativa del coste total que beneficia a los hospitales» explica Jaume Amat, CEO de Rob Surgical y presidente de CataloniaBio & HealthTech.

Los ingenieros de Rob Surgical liderados por los profesores Josep Amat y Alícia Casals, también investigadora asociada del IBEC, han diseñado un sistema flexible, modular y abierto que «mejorará la eficiencia de la robótica quirúrgica actual y la hará accesible a más hospitales de todo el mundo» comenta Jaume Amat. “También haremos posible la cirugía combinada manual y robótica, la cual nos gusta denominar hybrid mininum invasive surgery (HMIS)» añade.

El nuevo robot ya se ha validado técnicamente y opera en modelos animales de la mano de cirujanos de la Clínica Mayo (Estados Unidos) y los hospitales universitarios Clínic, Vall d’Hebron y Germans Trias de Barcelona. Entre 2019 y 2020, Rob Surgical construirá tres unidades más para ultimar el proceso de validación e industrialización, reforzará el equipo corporativo y de ingenieros, y llevará a cabo los últimos ensayos de seguridad y funcionalidad.