Traslación clínica


Gracias a la naturaleza de la investigación desarrollada en el Instituto, el IBEC cuenta con una relación continua y comprometida con hospitales. Juntos desarrollamos proyectos de investigación, nos proporcionan información sobre sus necesidades no satisfechas en la práctica clínica y ponen a prueba nuestros desarrollos y propuestas.  

Los acuerdos marco del IBEC y las colaboraciones con hospitales cercanos permiten un fácil acceso a muestras clínicas y pacientes. Además, el IBEC también tiene, físicamente ubicados, dos de sus grupos en el Hospital Universitario de Bellvitge, así como dos Unidades Conjuntas con el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol (IGTP) y el Hospital Sant Joan de Déu.

El IBEC también trabaja en acuerdos estratégicos con varias asociaciones de pacientes, como es el caso de la la Associació Catalana de Fibrosi Quística, con la que tiene un convenido de investigación que apoya la labor del Dr. Eduard Torrents, relacionada con la formación de bacterias en forma de biofilm que colonizan los pulmones y complican los casos de fibrosis quística.


Con el interés de continuar y potenciar sus colaboraciones clínicas, el IBEC ofrece a médicos especialistas la posibilidad de realizar su PhD en los diferentes grupos del Instituto a través de la convocatoria PERIS 2019-2021 (Plan estratègic de recerca i innovació en salut), en la que se encuentra la modalidad PhD for Medical Doctors (PhD4MD).


Vall d’Hebron

Alianza de Infecciones Bacterianas con Enfermedades Infecciosas


El grupo de Infecciones Bacterianas y Terapias Antimicrobianas de Eduard Torrents firmó un acuerdo de estrecha colaboración con el grupo de Enfermedades Infecciosas del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR), como resultado de las sinergias identificadas a partir de la entrada en vigor del memorándum de entendimiento institucional entre ambos centros en 2012.

La investigación llevada a cabo por el grupo de Eduard Torrents ha resultado ser complementaria a la que lideran Albert Pahissa y Joan Gavaldà en el VHIR, y ofrece muchas posibilidades de colaboración. Así, mientras que el grupo de Eduard Torrents está interesado en diferentes enfoques de la bioingeniería para explicar formas de diagnosticar y erradicar bacterias multirresistentes, el grupo del VHIR se centra en infecciones nosohusiales y extrahospitalarias, VIH y enfermedades tropicales o del viajero.

Este acuerdo entre los dos grupos constituye un paso adelante en la misión del IBEC de establecer vínculos con los profesionales médicos y acercar a los pacientes los resultados de su investigación en ámbitos relacionados con la medicina. Para ambas partes, la estrecha colaboración entre los dos grupos acelerará el desarrollo de actividades y maximizará el uso de recursos (por ejemplo, poniendo a disposición de los facultativos el equipamiento científico del IBEC) y el intercambio de conocimiento.

“Combinando mi grupo, dedicado a los nuevos enfoques terapéuticos de la bioingeniería a nivel microbiano, con un grupo que lleva a cabo su actividad investigadora partiendo de la práctica clínica diaria, esperamos acortar las distancias que separan la investigación básica de la aplicada en el ámbito de las enfermedades infecciosas”, afirma Eduard Torrents.


Hospital Sant Joan de Déu

Ayudar a los niños a volver a caminar


alicianens

Muchas de las enfermedades neurológicas que afectan a los niños implican trastornos motores graves que les impiden caminar con normalidad.

Los dispositivos utilizados en la actualidad en fisioterapia y rehabilitación para reproducir los patrones del caminar en pacientes mediante un sistema robótico están hoy día limitados a los centros de rehabilitación. Su elevadísimo precio hace que sean poco viables para el uso personal en casa. Además, suelen estar dirigidos específicamente a adultos.

Un proyecto en el que colaboran el IBEC y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, con la financiación de RecerCaixa, propone el desarrollo y análisis de un sistema robótico basado en una cinta de correr estándar que funciona de un modo similar a los complejos sistemas robóticos que existen actualmente en los centros de rehabilitación, pero con la ventaja de que se puede adaptar a pacientes de cualquier talla y necesidad, y que se podrá utilizar en casa. “Se diferenciará de los sistemas clásicos en que, en vez de proporcionar una ortopedia completa para las extremidades inferiores, con lo cual se puede forzar el movimiento de las articulaciones —explica Alícia Casals, del grupo de Robótica del IBEC y profesora de la UPC—, la cinta tendrá un mango monitorizado que permitirá al paciente controlar el grado de apoyo de la correa, así como dos brazos retráctiles que ayudarán a tener controlados los movimientos mientras camina, sujetando los pies del paciente.”

La plataforma también será útil para investigar sobre los efectos de la rehabilitación mediante robots en el progreso del paciente, con sensores fisiológicos que medirán tanto el grado de fatiga como la necesidad de adaptar la terapia en cualquier momento. El sistema también estará equipado con un feedback visual para motivar y estimular al paciente, y su diseño no solo hará que sea apto para niños, sino que también se pueda adaptar a las personas mayores.

IGTP

Trabajar juntos contra las enfermedades respiratorias


Raimon Jané, jefe del grupo de Procesamiento e Interpretación de Señales Biomédicas del IBEC, es el coordinador, junto a Miquel Àngel Gasull, director del Instituto de Investigación en Ciencias de la Salud del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, de una unidad de investigación conjunta entre el IBEC y el mencionado centro hospitalario.

“Entre los objetivos de esta unidad conjunta estará la consolidación de los proyectos de investigación actuales y la propuesta de proyectos interdisciplinares nuevos e innovadores”, afirma Raimon Jané. “La iniciativa también nos permitirá compartir personal científico, equipamientos y laboratorios clínicos.”

En 2013, la Unidad de Investigación Conjunta desarrolló un proyecto de colaboración en análisis de sonidos respiratorios. Los médicos llevaron a cabo experimentos con pacientes con asma y otras enfermedades respiratorias. Entretanto, las técnicas avanzadas de interpretación de señales desarrolladas por el grupo del IBEC mejoraron la capacidad de diagnóstico precoz en este tipo de enfermedades.

Asimismo, desarrollaron un nuevo método para evaluar las señales producidas por los músculos respiratorios para detectar y cuantificar el nivel de debilidad muscular causada por patologías como la EPOC. El estudio se desarrolló en el Laboratorio de Función Respiratoria del hospital.